JCE: para concertar hay que reencuadrar

1/1

El reencuadre es un término que proviene de los trabajos de investigación de la Escuela de Palo Alto (Gregory Bateson, Paul Watzlawick, Edward T. Hall, Erving Goffman, entre otros) que ve la comunicación como un fenómeno social de la puesta en común y la participación. Consiste en cambiar de marco de referencia. Tiene que ver con la capacidad de modificar cómo los hechos son percibidos o interpretados en una situación dada, de manera que sin cambiar los datos acerca de lo acontecido, cambia la interpretación, el sentido o significado que se le da y, por tanto, sus consecuencias.

De acuerdo con Watzlawick, “reencuadrar significa cambiar el marco o punto de vista conceptual y/o emocional con relación al cual es experimentada una situación y ubicarla en otro encuadre que se adecua igualmente bien, e incluso mejor, a los hechos de la misma situación concreta, modificando todo significado”.

Para reencuadrar exitosamente se requiere formular un objetivo de forma clara y una acción para avanzar a ese objetivo.

En días pasados, el diputado Henry Merán, presidente de la Comisión Especial que estudia el proyecto de ley de partidos políticos advirtió a los miembros de la JCE que esa comisión no aceptará presiones ni plazos para concluir su trabajo y que la JCE debe estar preparada “en cualquier escenario”.

La respuesta del presidente de la JCE, Julio Cesar Castaños Guzmán, a la advertencia del presidente de la Comisión Especial fue el “Congreso de la República es soberano ...la JCE no es legislador, sino arbitro ... no tenemos temor ni presionamos a nadie y estamos tranquilos, en paz y en libertad de organizar las elecciones del 2020...”. Mientras ofreció garantías de que con o sin Ley de Partidos habrá comicios transparentes y equitativos y que “la JCE trabaja en el reglamento que corresponde a lo dispuesto en el párrafo IV del articulo 212 de la Constitución, que constituye un requerimiento que le hace la Carta Magna a la institución con la finalidad de evitar cualquier vacío de normativa reglamentaria en el tema del tiempo y los limites a los gastos de campaña.”

En otras palabras, si ustedes – señores legisladores - no se ponen de acuerdo, nosotros como JCE utilizaremos nuestro poder reglamentario para operar y crear orden en las próximas elecciones según lo dispone el mandato constitucional.

Mas adelante, Castaños Guzmán, recordó que el proyecto de Ley de Partidos Políticos tiene 15 años debatiéndose en el Congreso, ha sido depositado por la JCE en los años 2011, 2013, 2014, 2017 y 2018.

Es decir, la JCE no le hace presión: son ustedes los que están en falta grave con el país. Asuman su responsabilidad política y deber constitucional.

Ese es el poder del reencuadre, dice mucho con pocas palabras y sobre todo construye nuevos significados y, por tanto, nuevas consecuencias. Reencuadrar es una forma de abrir la mente a nuevas y mejores posibilidades para todas partes en una negociación.

Esto así, porque los conflictos entre los seres humanos suelen ser conflictos de significado. Cuando dos o más personas, organizaciones o países, entran en conflicto, creen ser dueños de la verdad y estar discutiendo de la realidad. Piensan que existe una sola realidad, por lo general, la suya.

Sin embargo, se olvidan de que aquello que se llama realidad, es sólo un acuerdo. La razón del conflicto no son los hechos, inmodificables de por sí, sino la forma diferente y en ocasiones diametralmente opuesta en que las partes perciben, interpretan, concluyen y ordenan los hechos. No son los hechos, sino la opinión que tenemos de ellos lo que nos une o separa.

El ritmo de la política es tan intenso que cuando aparecen conflictos o simples diferencias, las partes pasan de acción y reacción de forma tan rápida que ignoran tanto la causa original como la subsecuente cadena de acontecimientos. Cada uno simplemente reacciona a la última movida del otro. En vez de responder de conformidad con sus objetivos.

La JCE no reaccionó. Reencuadró y respondió de conformidad a sus objetivos institucionales.

Associate MIT – Harvard Public Disputes Program. Universidad de Harvard.

Comentar/Ver Comentarios



Powered by