El COVID-19 se va de campaña electoral

Era imposible pensar que los políticos iban a ser frenados por una epidemia sin importar sus proporciones. El negocio político está primero y por sobre todas las cosas.

El punto era qué hacer y la pauta la marcó el candidato del partido de Gobierno ofreciendo de sus fondos de campaña la suma de veinte millones de pesos para ser utilizados en favor de los damnificados de la pandemia. Luego vino otro gesto también económico, pero además humano, como fue enviar a buscar a Cuba a los estudiantes dominicanos que se encontraban allá con cargo a su empresa.

La movida del candidato del Partido de la Liberación Dominicana fue muy inteligente y sentaría las bases para comenzar a distinguirse de los candidatos opositores con hechos, lo que no ha podido conseguir con razones.

El punto es si estos candidatos caen en el gancho, pues la propuesta del candidato gubernamental se basa en el uso intensivo del dinero, que a él no le falta por razones obvias, mientras que para la oposición es un recurso escaso.

El PRM mordió primero el anzuelo diciendo que iba a comprar kits para detectar el COVID-19, pero la razón dice que no puede pasar de ahí, sino concentrarse en otros temas, aunque sea difícil para los activistas calmarse cuando el otro anota carreras.

Con el Gobierno financiando familias hasta después de las elecciones ¿le convendrá a la oposición ir a votar el 17 de mayo?

Comentar/Ver Comentarios